Contenidos

Sitios relacionados


Vacunación y vacuna


La OMS no espera que la vacuna contra la gripe H1N1 esté disponible ampliamente hasta finales de 2009, señalando que el "rendimiento" de la producción actual es sólo la mitad de lo esperado y podría causar retrasos. Normalmente los productores de vacunas pueden producir cerca de mil millones de dosis de una sola vacuna cada año, por lo que la OMS prevé un déficit mundial.

También hay preocupación de que los países productores de vacunas, el 70 por ciento de los cuales están en Europa, puedan retrasar el envío de vacunas contra la gripe H1N1 a otros países, ya que pueden tener "una tremenda presión para proteger a sus propios ciudadanos en primer lugar" según algunos expertos.

Como la OMS informa de que una vacuna completamente licenciada puede no estar lista hasta finales de 2009, algunos expertos consideran que algunos gobiernos pueden estar corriendo riesgos si hacen campañas masivas de vacunación con una vacuna sobre la que no exista una completa seguridad en cuanto a efectos secundarios. A pesar de esto, a finales de julio algunos países de Europa dijeron que acelerarían el proceso de aprobación de la vacuna, y países como Gran Bretaña, Grecia, Francia, y Suecia, dicen que van a empezar a utilizar la vacuna una vez que se haya dado su aprobación, lo que podría ocurrir dentro de semanas. Algunos funcionarios europeos consideran que "el beneficio de salvar vidas compensa el riesgo", y deja la responsabilidad de las pruebas a las empresas encargadas de probar la vacuna. Estados Unidos, sin embargo, tiene un enfoque más prudente.

Los funcionarios de salud estadounidenses están vigilando la progresión de la enfermedad en el hemisferio sur, donde el "virus ya es imparable" y donde se teme que pueda combinarse con la cepa de la gripe estacional y desarrollar resistencia a los medicamentos. El objetivo de Estados Unidos es conseguir 600 millones de dosis de la vacuna en seis meses, suficientes para dos dosis por cada americano, lo que supondrá un costo estimado de ocho mil millones de dólares.

Aunque la vacuna contra la gripe estacional proporciona poca o ninguna protección contra la gripe H1N1, los expertos en salud recomiendan la inmunización para evitar que las personas se infecten con ambas cepas a la vez. "La vacunación contra la gripe estacional debería comenzar tan pronto como la vacuna esté disponible, y continuar a lo largo de la temporada de gripe", dijo la doctora Anne Schuchat del CDC. Se intentará vacunar al 83% de la población estadounidense contra la gripe estacional, en contraste con el 40% que se vacunaron el año pasado.

Para inmunizarse contra la gripe H1N1 serán necesarias dos inyecciones con un intervalo de tres semanas, y una tercera inyección para la gripe estacional. Los niños menores de 9 años necesitarán cuatro inyecciones. El CDC planea administrar la vacuna a través de las clínicas estatales, pero algunos expertos consideran que los departamentos de salud están insuficientemente financiados y podrían llegar a colapsarse.