Contenidos

Sitios relacionados

Respuesta a la gripe H1N1


Planes de contingencia


Aunque la mayoría de los síntomas de la gripe son leves y duran solo unos pocos días sin tratamiento, los funcionarios de salud de todo el mundo se preocuparon al descubrir el virus temiendo que pudiera mutar y hacerse más virulento. Para combatir el virus, las autoridades sanitarias de Estados Unidos iniciaron una campaña de vacunación masiva a finales de año, e instaron a las comunidades, empresas y particulares a que hicieran planes de contingencia para un posible cierre de escuelas, ausencias de múltiples empleados por enfermedad, aumentos de pacientes en los hospitales y otros efectos de posibles brotes generalizados.


Anne Schuchat, del CDC dijo el 17 de julio de 2009: "este virus es nuevo, y además todavía no sabemos cómo va a comportarse. Los organismos sanitarios se han esforzado especialmente, pero las personas también deben estar preparadas, pensando con antelación las medidas a tomar en caso de que un miembro de la familia enferme, se cierre su centro de trabajo, o surja una situación que requiera trabajar en casa.

Consejos de viaje


La nueva cepa de gripe H1N1 se propagó ampliamente más allá de América del Norte, con casos confirmados en ochenta y nueve países. Inicialmente, la mayoría de los casos fuera de América del Norte se produjeron en personas que habían viajado recientemente a México y Estados Unidos. Sin embargo, antes del 15 de mayo ya se había informado de la transmisión interna en Canadá, Japón, Panamá, Reino Unido, España, Alemania, Australia, Italia y Bélgica. El 17 de junio de 2009, la mayoría de los países dentro de la Unión Europea habían documentado la transmisión interna en el país, al igual que muchos otros países en todo el mundo.

Algunos países aconsejaron a los ciudadanos evitar viajar a las zonas infectadas, y se hizo un seguimiento de visitantes que regresaban de las zonas afectadas con síntomas de gripe. La guía de la OMS del 7 de mayo de 2009 no recomendaba restricciones de viaje ya que "la investigación científica basada en modelos matemáticos muestra que la restricción de los viajes tendría un beneficio limitado o nulo para detener la propagación de la enfermedad". Los CDC rebajaron su anterior aviso de salud sobre los viajes a Mexico a un "aviso de precaución" el 15 de mayo, debido a la reducción de las infecciones en México y la reducción del riesgo global del virus.

El 22 de junio de 2009, el Departamento de Estado de Estados Unidos emitió una alerta de viaje sobre China, acerca de las medidas de lucha contra la gripe que llevaron a algunos viajeros a estar en cuarentena durante una semana, a veces en condiciones antihigiénicas y sin la capacidad de comunicarse con otras personas.

Acciones relativas a los cerdos


Según su estructura genética, el nuevo virus es, sin duda, un tipo de influenza porcina, procedente originariamente de una cepa que vive en los cerdos. Este origen dio lugar a la nomenclatura "gripe porcina", ampliamente utilizada por los medios de comunicación en los primeros días de la epidemia. A pesar de este origen, la cepa actual es un virus transmitido de humano a humano, que no requiere ningún contacto con cerdos. El 2 de mayo de 2009 se anunció que un carpintero en una granja de Alberta, que había regresado de México, transmitió la enfermedad a una piara de cerdos. Los cerdos fueron sacrificados, pero más tarde se demostró que el carpintero no había sido responsable del contagio.

A finales de abril de 2009, el Gobierno egipcio dio orden de matar a todos lo cerdos del país (unos 300000), a pesar de la falta de pruebas de que los cerdos tuvieran el virus.

Las autoridades sanitarias del CDC, la OMS, la FAO, la OIE, y otras organizaciones, han reafirmado que comer productos procedentes del cerdo es seguro siempre que se preparen correctamente, y que los cerdos no tienen la culpa de la epidemia. Sin embargo, a principios de junio, China, Rusia y algunos otros países, prohibieron las importaciones de carne de cerdo de Estados Unidos y otras zonas afectadas.

A principios de junio de 2009, el Departamento de Agricultura de Estados Unidos dijo que pondría en marcha un proyecto piloto de vigilancia en busca de nuevas cepas de virus de la gripe en cerdos. Algunos expertos afirman que las autoridades sanitarias han subestimado el riesgo de que las piaras de cerdos puedan ser una fuente de nuevas cepas de la gripe, centrándose sólo en la gripe aviar.

Hasta hace poco, los expertos de salud han hecho muy poca vigilancia de la gripe entre los cerdos, a pesar de que el virus es muy común en estos animales y es igual de transmisible que entre los humanos. Los virus de la gripe pasan de los cerdos a las personas y de las personas a los cerdos. Esto hace que exista un riesgo potencial de que las poblaciones de cerdos sean la fuente de próximas pandemias de gripe, ya que actúan como una "coctelera" donde se mezclan diferentes virus.
Volver arriba