Contenidos

Sitios relacionados

Tratamiento


Niños


Los niños que están enfermos con gripe H1N1 deben mantenerse en el hogar, especialmente si tienen síntomas de gripe como fiebre alta, vómitos o diarrea. También deben mantenerse alejados de otros niños. Si bien la mayoría de los expertos sugieren que debe buscarse atención médica si un niño enferma, también aconsejan no llevar a los niños con síntomas de gripe al servicio de urgencias. En urgencias un niño que no tenga la gripe H1N1 podría contraerla, y si la tiene podría contagiarla a otras personas. Por tanto, en lugar de apresurarse en ir a urgencias, hay que llamar al médico. Además, todo niño que haya estado enfermo debe estar sin fiebre al menos 24 horas (sin ayuda de medicamentos) antes de regresar a la escuela.


Alivio de los síntomas


La Clínica Mayo y Medline dan diversos consejos para aliviar los síntomas de la gripe H1N1: ingesta de líquidos, reposo, suero nasal o medicamento para aliviar la congestión si la hay, y un medicamento para aliviar el dolor de cabeza o muscular. La aspirina, por ejemplo, es muy eficaz para tratar la fiebre en los adultos, pero no se le suele dar a niños y adolescentes porque puede causar síndrome de Reye. Los medicamentos para aliviar los síntomas como la congestión nasal y el dolor de cabeza no matan el virus sino que hacen más llevadero el tiempo necesario para recuperarse. En la mayoría de los pacientes se espera una recuperación total sin atención médica, aunque las personas con trastornos médicos pre-existentes son más propensas a complicaciones.

Medicamentos antivirales


Según el Centro para el Control y Prevención de Enfermedades (CDC) de Estados Unidos, los medicamentos antivirales se pueden utilizar para tratar a personas que estén gravemente enfermas, y dos de ellos se recomiendan para la gripe H1N1: oseltamivir (Tamiflu) y zanamivir (Relenza).

Para que sea más útil, el antiviral debería tomarse en los dos primeros días en que se presenten los síntomas. Estos antivirales actúan mediante la desactivación de una enzima que el virus necesita para crecer y propagarse. Por lo tanto, cuando se toma inmediatamente después de los síntomas, "se puede acortar la enfermedad por un día" según la Clínica Mayo. El oseltamivir es una medicación oral, mientras que el zanamivir es inhalado a través de un dispositivo similar a un inhalador de asma, y no debe ser utilizado por personas con afecciones respiratorias como asma y enfermedad pulmonar.

Los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC) recomendaban el tratamiento con Tamiflu principalmente para las personas hospitalizadas con gripe H1N1, las que estaban en situación de riesgo de graves complicaciones, las que padecían trastornos de salud, embarazadas, menores de 5 años y mayores de 65 años. También se recomendaba para prevenir la infección de personas en riesgo de graves complicaciones si habían sido expuestas a alguien con gripe H1N1.

Los antivirales como Tamiflu y Relenza pueden causar efectos secundarios, como mareos, náuseas, vómitos, pérdida de apetito y dificultad para respirar. Se recomienda que los pacientes discutan los posibles efectos secundarios con su médico antes de comenzar a tomar cualquier medicamento antiviral. La Administración de Alimentos y Medicamentos (FDA) de Estados Unidos exigió al fabricante de Tamiflu que incluyera una advertencia para las personas con gripe, en particular los niños, indicando que podrían estar en mayor riesgo de auto-lesión y confusión después de tomar Tamiflu, y que se debe vigilar de cerca a quienes lo tomen para detectar signos de comportamiento inusual.

Hay que advertir también sobre el riesgo de comprar estos medicamentos por Internet, ya que la OMS estima que la mitad de los que son vendidos por farmacias en línea sin una dirección física son falsos. Algunos países pueden impedir también la entrada de medicamentos al pasar por la aduana.
Volver arriba